Durante el vuelo más cercano hasta el momento a Venus, la sonda solar Parker de la NASA logró detectar en julio del 2020 in situ por primera vez en los últimos 30 años una emisión de radio natural en la atmósfera del planeta, comunicó este lunes la agencia espacial estadounidense. 



Al descender a solo 833 kilómetros sobre la superficie de Venus, el instrumento de la nave espacial FIELDS –llamado así por los campos eléctricos y magnéticos que miden la atmósfera del Sol registró una señal de radio de baja frecuencia. Al igual que la Tierra, Venus cuenta con ionosfera, capa de gas cargada eléctricamente en el borde superior de su atmósfera. Este mar de gases cargados, o plasma, emite naturalmente ondas de radio que pueden ser detectadas por instrumentos como el FIELDS. Cuando los científicos identificaron esa señal, se dieron cuenta de que la sonda había rozado la atmósfera superior de Venus. 



"Estaba muy emocionado por tener nuevos datos de Venus", afirmó Glyn Collison, científico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y autor principal de un reciente estudio, publicado en la revista Geophysical Research Letters.



Más información aquí