El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, exigió este lunes una investigación independiente del “alarmante” desvío a Minsk de un vuelo de Ryanair y el arresto por parte de Bielorrusia del periodista disidente Román Protasevich, que iba a bordo. 




Guterres, a través de su portavoz, Stéphane Dujarric, se declaró “profundamente preocupado” por el episodio, que ha generado un importante conflicto diplomático. 




 Según el portavoz, Guterres también sigue “muy preocupado por el deterioro de la situación de los derechos humanos en Bielorrusia tras las elecciones presidenciales del pasado agosto” y urge a las autoridades del país a “respetar plenamente sus obligaciones internacionales” en este ámbito.