Para que el patrimonio cultural inmaterial se mantenga vivo, debe ser pertinente para su comunidad, impulsarlo continuamente y transmitirlo de una generación a otra.

 

El patrimonio intangible debe recrearse y transmitirse continuamente entre las generaciones nacientes para que permanezca en la prosperidad, pues si esto no se hace algunos elementos del patrimonio cultural e histórico corren el riesgo de desaparecer.

 

Cuautlancingo es una región que cuenta con joyas culturales e históricas arraigadas que forman parte del patrimonio de los habitantes, que en el actual escenario moderno pueden desaparecer.

 

El acelerado avance de la globalización pone en riesgo la permanencia de la cultura y las tradiciones dentro del municipio de Cuautlancingo.

 

La labor de conservación, documentación y difusión de la cultura e historia que caracteriza a los cuautlancitas debe ser prioridad para las autoridades, pues no solo representa la importancia sociocultural dentro del estado, sino también un importante desarrollo económico.