El gobierno estadunidense de Joe Biden dio por terminado el controvertido plan “Quédate en México”, pactado en enero de 2019 entre las administraciones de Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador, mediante el cual las autoridades de Estados Unidos devolvieron a México a más de 68 mil solicitantes de asilo extranjeros para esperar de este lado de la frontera que un juez de migración determine su suerte.

 

La conclusión definitiva del programa Protocolos de Protección a Migrantes (PPM) quedó plasmada en un memorando elaborado hoy por Alejandro Mayorkas, titular del Departamento de Seguridad Interna (DHS), y dado a conocer por agencias de noticias internacionales.