Algunas de las marcas que patrocinan la Eurocopa 2020, el torneo internacional de fútbol que se está celebrando en Europa, la están pasando mal.

 

Primero fue Cristiano Ronaldo con dos botellas de Coca-Cola, luego fue Paul Pogba con una Heineken.

 

Antes del partido de Portugal contra Hungría, Ronaldo apartó de la vista las dos bebidas expuestas mientras se sentaba para responder a las preguntas de los medios de comunicación. Luego tomó una botella de agua, diciendo: «¡Agua!», aparentemente animando a la gente a beberla en vez del refresco.

 

Después, tras la victoria de Francia por 1-0 contra Alemania el martes, Pogba, que fue nombrado hombre del partido, retiró una botella de cerveza Heineken sin alcohol que estaba colocada frente a él.