Un hombre de 22 años murió después de beber una botella de Coca-Cola de 1,5 litros en 10 minutos. El hecho ocurrió en China en días pasados. De acuerdo con los médicos, el rápido consumo del refresco provocó una gran acumulación de gas en el cuerpo, lo que produjo una deficiente oxigenación del hígado, que desembocó en la muerte del joven.

 

El hombre acudió al hospital seis horas después de haber consumido la bebida, debido a que tenía un fuerte dolor e inflamación en el estómago. Refirió a los médicos que había tomado litro y medio del popular refresco porque hacía mucho calor.


La acumulación de gas en sus intestinos, ocasionó una gran presión y una filtración en la vena porta hepática, encargada de transportar la sangre desde el tracto gastrointestinal y el bazo hacia el hígado con el fin de poder metabolizar los nutrientes.


Esto derivó en un daño fatal, reportaron los médicos en la revista “Clínicas e Investigación en Hepatología y Gastroenterología”, de acuerdo con el diario británico Daily Mail. Los médicos que lo atendieron advirtieron signos preocupantes, como una elevada frecuencia cardiaca, presión arterial baja y respiración agitada.