Con 60 votos a favor y 41 en contra y tras un acalorado debate, el pleno del Senado de la República aprobó reformas para que el Gobierno Federal pueda recurrir a los sorteos para enajenar bienes nacionales, que no puedan ser vendidos, no tengan utilidad para el servicio público y generen gastos presupuestales.

 

Los senadores modificaron el artículo 132 de la Ley General de Bienes Nacionales y los artículos 31 y 38 de la Ley Federal para la Administración y Enajenación de Bienes del Sector Público, con el fin de que se permita al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado vender estos bienes a través del mecanismo de sorteo público.

 

En la exposición de motivos del dictamen se argumentó que “en las actualidad existe una gran dificultad para que la Federación enajene los bienes que han ingresado a su patrimonio y que por sus características especiales o condiciones generales no son susceptibles de ser aprovechados o utilizados por las dependencias y entidades de la administración pública federal”.


Lee más aquí