La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) autorizó este viernes las vacunas de refuerzo de Moderna y Pfizer-BioNTech para toda la población adulta del país.

 

La decisión llega después de que ambas farmacéuticas pidieran a la FDA la autorización para su uso de emergencia en la población general, algo que la agencia gubernamental había descartado en septiembre.

 

Luego del paso de la FDA, ahora será el turno de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que deben dar el último visto bueno y expandir los refuerzos de Pfizer y Moderna. Se espera que los asesores científicos de los CDC debatan este viernes los pasos a seguir.

 

Si los CDC acuerdan, decenas de millones más de personas en Estados Unidos podrían tener tres dosis de protección antes del nuevo año.


Lee más aquí