La decisión de John Eisenman generó múltiples reacciones en la población de Estados Unidos. Esto luego de matar a la expareja de su hija, pues descubrió que fue vendida a una red de tráfico sexual.

 

El delito se produjo en noviembre del año pasado y ahora el hombre de 60 años es acusado de “asesinato en primer grado” por atentar contra la vida del joven que vendió a su primogénita como objeto sexual en un poblado de Seattle, al noroeste de EU.

 

Tras el asesinato, un grupo de personas llamaron a la policía para alertar sobre el hallazgo de un cuerpo en el interior de la maletera y -tras una serie de investigaciones- recién pudieron descubrir el culpable es John Eisenman.


Lee más aquí