La recuperación global continuará con el mundo lidiando mejor con la pandemia y las políticas monetarias y fiscales manteniéndose en general favorables a lo largo de 2022, estima la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

 

Después de un repunte del 5.6 por ciento en 2021, el crecimiento mundial avanzaría a un ritmo del 4.5 por ciento en 2022 y se moderará a 3.2 por ciento en 2023, con el predominio de riesgos a la baja.

 

Las proyecciones del organismo son ligeramente menores a las previstas en septiembre pasado, cuando estimó un crecimiento de 5.7 y 4.5 por ciento para 2021 y 2022, respectivamente, debido a que “han surgido grandes desequilibrios” que, a su parecer “crean incertidumbre y más riesgos a la baja que al alza”.


Lee más aquí