Alemania desconectó 3 de sus últimas 6 centrales nucleares para completar su retirada de la energía nuclear y centrarse en las renovables.

 

El gobierno decidió acelerar el abandono de la energía nuclear tras la fusión del reactor japonés de Fukushima en 2011, cuando un terremoto y un tsunami destruyeron la planta costera en el peor desastre nuclear del mundo desde Chernóbil en 1986.

 

Los reactores de Brokdorf, Grohnde y Gundremmingen C, gestionados por las empresas de servicios públicos E.ON y RWE, cerraron a última hora del viernes tras tres décadas y media de funcionamiento.

 

Las tres últimas centrales nucleares —Isar 2, Emsland y Neckarwestheim II— se apagarán a finales de 2022.


Lee más aquí