El presidente de Kazajstán, Kassym-Jomart Tokayev, ordenó a las fuerzas de seguridad "matar sin previo aviso" para detener las violentas protestas que han paralizado la ex república soviética.

 

En un discurso público desafiante el viernes, Tokayev dijo que los disturbios que comenzaron a principios de esta semana como protestas contra el aumento de los precios del combustible habían sido planeados por "bandidos terroristas" bien entrenados tanto dentro como fuera del país.

 

Tokayev dijo que la situación se había "estabilizado" en la ciudad más grande de Kazajstán, Almaty, y que la "introducción del estado de emergencia está dando resultados".


Lee más aquí