Fue secuestrado y separado de su familia hace más de tres décadas, cuando apenas tenía 4 años de edad, y ahora ha logrado reencontrar a su madre biológica.

 

Contada así, la historia de Li Jingwei ya parece extraordinaria, pero en realidad lo es mucho más pues este reencuentro solamente fue posible gracias a un mapa que logró dibujar de su aldea natal, basado en los recuerdos de su niñez.

 

Siendo muy pequeño, Li fue secuestrado y vendido por una red de tráfico de personas.

 

El pasado 24 de diciembre, él compartió en la red social de videos Douyinun dibujo a mano que había hecho de cómo recordaba su pueblo natal, lo que sirvió para que la policía identificara la localidad así como a una mujer de allí cuyo hijo había desaparecido.


Lee más aquí