La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el número de nuevos casos de COVID-19 registrados en el mundo bajó un 21 por ciento en la última semana con respecto a la anterior, con un total de 422 millones de casos confirmados, mientras que los decesos disminuyeron en un 8 por ciento.

 

Las muertes atribuidas al coronavirus son hasta ahora 5.8 millones y Estados Unidos, Brasil, Rusia, India y México son, en este orden, los países con el mayor número de fallecimientos en los últimos siete días, según el informe epidemiológico semanal de la OMS.

 

A nivel global, ómicron es la variante dominante y delta es la única otra variante que subsiste, aunque de manera casi insignificante.

 

De las dos principales versiones de ómicron, la que más aparece en las secuenciaciones genéticas sigue sigue siendo la BA.1, aunque los casos correspondientes a la BA.2 aumentan.

 

Ciertos estudios muestran que esta última tiene una mayor capacidad de transmitirse que la primera, aunque los científicos todavía no se explican la razón de ello.

 

No obstante, esa diferencia en la transmisibilidad parece ser menor a la que había entre el sublinaje BA.1 de ómicron y la variante delta, que fue la mayor responsable de las olas pandémicas registradas en 2021.

Lee más aquí