Rusia anunció este viernes ejercicios masivos de sus fuerzas nucleares en un momento de gran tensión internacional por su conflicto armado con Ucrania.

 

Con las tensiones en punto más álgido desde el final de la Guerra Fría, el ejército ruso anunció que será el propio Vladimir Putin quien supervisará el sábado el amplio ejercicio de sus fuerzas nucleares, que incluirá el lanzamiento de misiles de práctica.

 

Ante el anuncio, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se mostró inusualmente crítico al advertir que Washington no vio indicios del prometido repliegue ruso, sino más movimiento de tropas hacia la frontera con Ucrania.

 

“Todos los indicios que tenemos son que están preparados para entrar a Ucrania, atacar a Ucrania”, señaló Biden, apuntando que EU tiene “motivos para creer” que Moscú “está enfrascado en una operación de bandera falsa para crear una excusa para entrar”, pero no entró en detalles.

 

Algunos están preocupados porque el largo conflicto separatista en el este de Ucrania pueda proporcionar esa excusa. En los dos últimos días se han intensificado los bombardeos y los supuestos ciberataques en la zona.

 

Los temores de los aliados se centran en el estimado de 150 mil soldados rusos — alrededor del 60% de las tropas terrestres del país — apostados en torno a las fronteras ucranianas. El Kremlin insiste en que no tiene planes para una invasión, pero desde hace mucho considera al país vecino como parte de su esfera de influencia y ve la expansión de la OTAN hacia el este como una amenaza existencial. Una de sus demandas clave es que la alianza se comprometa a no permitir nunca el ingreso de Ucrania.


Lee más aquí