México inauguró este lunes un nueva terminal aérea internacional, moderna y cargada de controversia. El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), ubicado a 50 km al norte de Ciudad de México, es el nuevo aeródromo llamado a resolver un problema de saturación que arrastra la enorme urbe desde hace dos décadas.

 

Es además una de las cuatro obras insignias en infraestructura del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), junto a una refinería, un tren turístico y un corredor interoceánico.

 

Pero desde su concepción misma, el AIFA ha estado rodeado del escepticismo de los especialistas en materia aeroportuaria, al cual el presidente ha combatido en los últimos cuatro años.

 

Y es que para su edificación, López Obrador tomó la controvertida decisión -la cual sometió a consulta popular- de cancelar la construcción de otro aeropuerto que ya tenía un 30% de avance.


Lee más aquí