Netflix ha anunciado que, en algunos países y a modo de prueba, empezará a cobrar por compartir la cuenta con personas que viven fuera del hogar. La compañía asegura que este movimiento le permitirá mejorar su capacidad de "invertir en nuevos programas de televisión y películas".

 

Cuando alguien se suscribe a Netflix, la plataforma permite crear diferentes perfiles para que puedan ser utilizados por otras personas que viven en el mismo hogar, aunque técnicamente nada impide que un amigo que vive en otro domicilio pueda utilizarla si se le comparte la contraseña.

 

Si bien los términos de Netflix no lo avalan, esto da lugar a que muchas personas paguen la factura del servicio de streaming a medias y puedan utilizarlo desde diferentes ubicaciones. Ahora la compañía está intentando poner fin a este tipo de comportamiento.


Lee más aquí