Fuerzas rusas tomaron el control este viernes de la central nuclear más grande de Europa después de un ataque que provocó un incendio en el complejo, según informó Ucrania, elevando las apuestas en la invasión del presidente Vladímir Putin mientras sus tropas atacan ciudades de todo el país.

 

Los bombardeos rusos provocaron durante la noche un incendio en un complejo de entrenamiento de la planta de Zaporiyia, en el este del país, según informaron funcionarios ucranianos, pero los servicios de emergencia lo extinguieron y no hubo víctimas. Ucrania comunicó al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) que el incidente “no afectó a equipos ‘esenciales’” y que no se registraron cambios en los niveles de radiación.

 

Rusia ya controla las instalaciones nucleares ucranianas de Chernóbil, escenario de una gran catástrofe en 1986, y sus fuerzas llevaban días acercándose a Zaporiyia, mientras el OIEA expresaba su creciente preocupación por la seguridad de las instalaciones nucleares del país a medida que se intensificaban los combates.


Lee más aquí