El Gobierno de China afirmó este martes que “nadie quiere una Tercera Guerra Mundial”, horas después de que el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, advirtiese del “riesgo real” de que el conflicto en Ucrania derivase en otro a gran escala entre potencias.

 

El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Wang Wenbin, instó a “todas las partes” a apostar por el diálogo “para impedir que escale el conflicto, para evitar que Europa y el mundo paguen un precio más alto”, según declaraciones recogidas por la televisión oficial.

 

Pekín, que ha evitado condenar la ofensiva lanzada por Moscú sobre territorio ucraniano, reacciona de esta manera a unas palabras de Lavrov en las que éste señalaba que “el peligro es serio, es real”, y “no se puede subestimar”. El jefe de la diplomacia rusa comparó en una entrevista la situación actual con la Crisis de los Misiles de Cuba.


Lee más aquí