Tras más de dos meses de conflicto, la guerra en Ucrania comienza a afectar de una forma específica el suministro de gas a Europa.

 

Rusia suspendió este miércoles el suministro de gas a Polonia, según informó la agencia Reuters citando datos de la red de operadores de transmisión de gas de la Unión Europea.

 

La compañía estatal polaca de gas natural PGNiG había dicho el martes que Rusia dejaría de enviar gas al país.

 

PGNiG depende del gigante del gas ruso Gazprom para la mayoría de sus importaciones.

 

Bulgaria también había dicho anteriormente que Rusia detendría los suministros, pero no estaba claro el miércoles a primera hora de la mañana si el país había dejado de recibir gas.


Lee más aquí