El Gobierno de Rusia recalcó este lunes que no aceptará la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN y afirmó que se trataría de “otro grave error con consecuencias de largo alcance”, en medio de los esfuerzos de Helsinki y Estocolmo por sumarse a la Alianza Atlántica.

 

“La situación está cambiando de forma radical ante lo que está ocurriendo”, dijo el viceministro de Exteriores ruso, Sergei Riabkov, que apuntó que “es un reflejo de una percepción absolutamente falsa y distorsionada de lo que ocurre en el mundo por parte de círculos políticos en Occidente”.

 

Así, manifestó que “la seguridad de Suecia y Finlandia no se verá fortalecida como resultado de esta decisión”, según la agencia rusa de noticias Interfax. “Es algo bastante obvio para nosotros”, señaló Riabkov durante una rueda de prensa en Moscú.

 

“La forma en la que garantizaremos nuestra seguridad tras el cambio en esta configuración general de la OTAN es un asunto al margen. Dependerá de lo que sea en términos prácticos el resultado del esperado acceso de Finlandia y Suecia a la Alianza”, explicó. “Que no se hagan ilusiones de que nos resignaremos sin más”, advirtió.


Lee más aquí