El presidente de Argentina, Alberto Fernández, criticó fuertemente ayer la exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua de la novena Cumbre de las Américas, y exigió la restructuración de la Organización de Estados Americanos (OEA), “removiendo de inmediato a quienes la conducen”.


A las críticas a las que se sumó el primer ministro de Belice, John Briceño, el presidente Joe Biden respondió: “A pesar de algunos desacuerdos relacionados con la participación, en los asuntos sustanciales lo que escuché fue casi unidad y uniformidad”. No precisó a que “asuntos sustanciales” se refirió.



Como adelantó antes de su viaje a Estados Unidos, Fernández habló en su calidad de líder de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), integrada por 32 países y a la que pertenecen las naciones excluidas.


“Definitivamente hubiéramos querido otra Cumbre de las Américas. El silencio de los ausentes nos interpela (…) el hecho de ser el país anfitrión de la cumbre no otorga la capacidad de imponer el derecho de admisión”, pronunció durante la primera plenaria de gobernantes.


Lee más aquí